Derechos y Responsabilidades

         A consecuencia del movimiento autodenominado “Boicot La Comay”, se ha hablado mucho sobre derechos. Personas que apoyan al Señor Kobbo Santarrosa, creador del personaje “La Comay”, siguen diciendo que éste tiene todo el derecho de decir cualquier cosa que quiera en su programa televisivo porque existe el derecho a la libre expresión. En efecto, tanto la Constitución del Estado Libre Asociado como la Constitución de la República de los Estados Unidos de América nos ofrecen el derecho de la libre expresión. Ambas Constituciones – las cuales rigen en Puerto Rico – nos ofrecen el derecho a la libre asociación, a la libertad religiosa y a la libertad de prensa entre otros. La Constitución de los Estados Unidos también nos ofrece el derecho a portar armas, uno de los derechos que la Constitución estadounidense otorga pero que no se encuentra en la Constitución del Estado Libre Asociado. Puntualizo estos derechos porque son los que más se invocan en el discurso público, pero las “Cartas de Derechos” tanto estadounidense como puertorriqueña contienen muchos otros derechos que en ocasiones desconocemos.

            Ahora, vayamos al grano. En días recientes, luego de haber publicado una carta que envié al Sr. Jorge Ramos, presidente de WAPA Televisión, muchas personas comentaron sobre la misma en mi bitácora virtual. La mayoría de los comentarios fueron muy positivos, lo que agradezco mucho. Pero hubo varios que no fueron tan positivos. A pesar de esto, aquellos comentarios que no fueron positivos – de los pocos que he leído, porque si algo he aprendido en mis años como columnista es que nunca debemos leer los comentarios – fueron cordiales y nunca acusativos o de mal gusto. Por esto también les agradezco a mis lectores y lectoras.

            En fin, que uno de los comentarios que más ha sonado es el decir que el Sr. Santarrosa tiene el derecho de expresar su opinión. Esto es, que el Sr. Santarrosa tiene el derecho de decir lo que quiera con respecto a la muerte de José Enrique Gómez aun sin evidencia de lo que ha dicho. Después de todo, sigue el argumento, el programa televisivo del Sr. Santarrosa gira en torno a chismes y rumores. Una vez que el Sr. Santarrosa dice su ya tan conocida frase de “alegada y aparentemente” todo queda cubierto bajo el manto sagrado del derecho constitucional a la libre expresión. Quienes alegan esto se equivocan.

            Cierto es que toda persona tiene – tenemos – el derecho a la libre expresión. Pero, como indiqué antes, hay otros derechos en nuestras Constituciones que poco leemos y mucho menos conocemos. El Artículo II, sección 8 de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico lee así: “Toda persona tiene derecho a protección de ley contra ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada o familiar.” Este derecho no me lo inventé yo; lo escribieron aquellas personas que trabajaron en nuestra Constitución y lo ratificamos el pueblo con nuestro voto y luego fue ratificado por el Congreso y el Presidente de los Estados Unidos. (Y que me disculpen si traigo a colación el hecho de que nuestras leyes y derechos están bajo el manto de las leyes y derechos estadounidenses, pero esta es la realidad política actual de la Isla, sea que la apoyemos o no).

            ¿Qué relevancia tiene esto para el caso reciente en el que el Sr. Santarrosa ha promulgado rumores y chismes sobre el Sr. Gómez aun después de su muerte? Pues que todo derecho constitucional lleva consigo una responsabilidad ciudadana. O sea, tus derechos comienzan donde terminan los míos.

            Tomemos por ejemplo el derecho a portar armas, que está expuesto en la segunda enmienda a la Constitución estadounidense: “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado Libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas.” Las cortes han determinado que esta enmienda implica que toda persona tiene derecho a portar armas (independientemente de si es parte de una milicia estatal o federal, como original y claramente dice el texto. Pero esto sería tema para otro ensayo.) Este derecho a portar armas va de la mano con otro derecho que si bien no está implícito en la Constitución, sí es parte de la Declaración de Independencia: el derecho a la vida. Dice así el texto de la Declaración: “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados…” O sea, que aunque tenemos el derecho de portar armas, no tenemos el derecho de quitarle la vida a cualquiera que se nos pare en el camino.

            Cada derecho tiene una responsabilidad atada a él. Por lo general estas responsabilidades están plasmadas en los códigos legales. Tomando como ejemplo el derecho a portar armas; tenemos derecho a portar armas, pero las podemos usar solamente bajo ciertas circunstancias ya delineadas por las leyes so pena de ser acusados o acusadas de un delito.

            Regresando al caso del supuesto derecho del Sr. Santarrosa de expresarse libremente; queda claro que este señor no ha utilizado su derecho responsablemente, no solamente en este caso sino en cada programa que ha salido al aire. Su coanimador, el Sr. Héctor Travieso, recientemente hizo exclamaciones públicas al respecto. Dice el Sr. Travieso que ellos dos tienen el derecho a expresarse, que quién no le guste es nuestro problema y que seguirán diciendo las mentiras que quieran y de quien quieran aunque no queramos oírlas porque “la verdad duele”. Hasta cierto punto, podríamos excusar al Sr. Travieso, ya que sabemos que su familia vivió bajo la dictadura de Batista y luego escapó la dictadura de Castro para establecerse en territorio estadounidense. Claro, el Sr. Travieso, en su afán de tener libertades que sus antepasados no tuvieron, confunde “libertad” con “libertinaje” e ignora el que los derechos vienen con responsabilidades.

            Cuando, en mi afán por elevar el discurso, señalé a un comentarista de mi columna anterior, que sería mejor que buscara un poco de lo que significa “el contrato social” y que tomara tiempo para leer los trabajos de filósofos sociales y políticos como John Locke, la respuesta que recibí me impresionó. Dijo otra comentarista que le falté el respeto al primero por haberle llamado “ignorante”. Leí y releí mi contestación a ver dónde le pude haber faltado el respeto a la persona que comentó cuando le invito a sostener sus comentarios con argumentos sustanciales y no encontré nada. Solo encontré que en el tiempo moderno es ahora un delito – sino jurídico aparentemente social – el invitar a otras personas a educarse en los temas que nos afectan como sociedad. Otra vez, se trajo a colación el derecho inalienable a la libre expresión, pero en ningún lado se mencionó la responsabilidad inexcusable que tenemos para ejercer dichos derechos.

            Si, el Sr. Santarrosa y el Sr. Travieso tienen derecho a la libre expresión. Es por esto que el pueblo les ha llamado, muy públicamente, a ejercer este derecho con responsabilidad. Hasta ahora, el pueblo le había dejado pasar – no sin alguna crítica – sus comentarios racistas, homofóbicos, sexistas, xenofóbicos y demás. No nos afectaba tanto porque estos comentarios por lo general iban dirigidos hacia personas públicas – políticos, artistas, escritoras, activistas, etcétera. Pero llegó el momento donde nos dimos cuenta que el Sr. Santarrosa no tiene escrúpulos y que no tiene clara la línea entre derechos y responsabilidades; fue cuando el Sr. Santarrosa comenzó ha promulgar chismes sobre un individuo privado, con una familia privada, con una vida privada. Fue en este momento cuando el pueblo nos dimos cuenta de que el Sr. Santarrosa no respeta ni ha respetado nuestra individualidad. Fue cuando el pueblo nos dimos cuenta de que el Sr. Santarrosa no tiene claro el que sus derechos vienen con responsabilidades, y que estas responsabilidades existen para protegernos a todos y todas, y que él no está por encima de las demás personas a quienes las Constituciones cobijan. Sus derechos y sus responsabilidades no son ni más ni menos que las mías.

            Como puertorriqueño, sólo espero que sigamos nuestra lucha para acabar con la ola de violencia y odio que arropa nuestra Isla. Espero que cada puertorriqueño y cada puertorriqueña podamos entender que mis derechos comienzan donde terminan los derechos de mis vecinos y vecinas. ¡Que viva la libertad responsable! ¡Que viva la vida! ¡Que viva la PAZ! 

Advertisements

5 Comments

Filed under Uncategorized

5 responses to “Derechos y Responsabilidades

  1. Estoy de acuerdo en todo pero no voy a dejar comentarios porque el autor no los lee.

  2. Ana

    Lo felicito por tan elocuente explicación. Nuestros derechos estan bien explicados en la carta de derechos solo tenemos que leerla para saber. Pero cada quien lee a conveniencia . Me gusta leer y mas con argumentos, lógica y pruebas. Mientras se mantenga la gente con oídos sordos, ojos cerrados y mudos. Todo esto seguirá pasando indiscriminadamente. Que pena no? Que aun con una basta explicación y sin faltarle a nadie se encuentren personas que se ofendan. Sobre algo que mas claro no puede estar (LAS LEYES QUE EXISTEN PARA PODER CONVIVIR EN PAZ) Cuando esas leyes se trastocan ocurren muchas cosask que en un momento dado pueden convertirse en un boomeran

    • Exactamente. Nos olvidamos – y que se fijen que siempre trato de hablar en plural, porque YO también soy Puerto Rico y yo también soy responsable de lo que pasa en nuestra Isla – de que aun el derecho a la libre expresión tiene responsabilidades legales. Por ejemplo, no pedemos amenazar a alguien de muerte… Y no nos acordamos que esto es expresión, pero está reglamentada. Si amenazamos a alguien podemos terminar en la cárcel y nadie dice que nos han quitado el derecho a la libre expresión. Ciertamente, vemos, leemos y escuchamos lo que nos conviene.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s