Mi reacción a la marcha anti-familia del 18 de febrero en el Capitolio

La politiquería barata de pseudo-religios@s puertorriqueñ@s me da asco. De seguro que la Divinidad está avergonzada. ¿Hasta cuándo van a seguir buscando chivos expiatorios a quien hecharle la culpa por las barbaridades que ell@s mism@s han creado? El peor ataque a la familia puertorriqueña ha venido desde quienes se paran cada domingo en el púlpito a predicar a Dios y se van a sus casas a maltratar a sus esposas, a atacar física-, mental- y sexualmente a sus propi@s hijos, y a sembrar sizaña y odio entre sus vecin@s. Serán muchas las gentes que se dejen engañar y vayan como corderit@s al Capitolio el lunes, pero como dicen, “el hábito no hace al monje.” Siguen siendo hipócritas que dicen saber de Biblia cuando no le prestan ni atención; iletrad@s que siguen a un supuesto “dios” que no es más que la suma de todas sus vergüenzas y odios. Eso es todo lo que tengo que decir con respecto a la marcha anti-familia, anti-vida, anti-leyes y anti-ética a la que van a ir “cieg@s dirigiendo a cieg@s.”

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s