Category Archives: Español

La iglesia que sueño

Es indiscutible que la iglesia perfecta no existe. De hecho, creo que es indiscutible que nunca podremos encontrar una iglesia que llene todas nuestras expectativas. Habiendo sido pastor de varias congregaciones – hispanas, anglo-americanas y étnicamente diversas – puedo dar fe de que es imposible el crear congregaciones que logren complacer a toda persona al mismo tiempo. Siempre es posible encontrar congregaciones que llenen las expectativas sobre uno o varios aspectos de lo que consideramos una iglesia perfecta. Pero en definitiva, no podremos crear una congregación que llene todas las expectativas, todo el tiempo y de toda la gente.teologia-de-la-liberacion

Ahora, habiendo dicho esto, también es importante escuchar cuales son las características que las personas creen importantes para una congregación que sea la más apropiada para ellas. Esto no quiere decir que lograremos crear tal congregación. Es solo un ejercicio de soñar con nuestra congregación ideal.

Cuando me mudé a la ciudad donde vivo actualmente y ya que tenía la oportunidad de pasar del púlpito a los bancos, era el momento ideal para buscar una congregación hispana, que llenara mi necesidad de adoración en español, con una comunidad de gente con la que me pudiera identificar mejor. Visité varias comunidades y elegí una. Como he dicho, ninguna es perfecta, pero encontré una comunidad que me aceptó, que me gustó y en la que me he sentido cómodo. De todos modos, sueño con una comunidad de fe que sea más progresista, que realmente refleje mis valores y teología. No sé si sea posible encontrarla, en especial sabiendo la cantidad limitada de congregaciones hispanas en donde vivo, pero sigo soñando con una iglesia que sea más adecuada para mis necesidades.

¿Cuál es la iglesia que sueño? Pues una iglesia que sea así…

  • Una iglesia que no tengo miedo en tomar posiciones teológicas progresistas; que no se amilane de decir las cosas como son y de condenar el pecado de la soberbia, de la corrupción, de la intolerancia, del racismo, de la xenofobia, de la homofobia, de la violencia, de la transfobia, de la misoginia, del sexismo, de la opresión. En fin, una iglesia que tenga una voz profética.
  • Una iglesia que no le tema a la innovación litúrgica; donde se pueda ser flexible y expansivo con la liturgia. Una iglesia donde la rigidez se deje atrás y se de paso a la innovación, a una liturgia dinámica, a una liturgia apasionada, a una liturgia contagiosa y atractiva.
  • Una iglesia que haga uso del lenguaje inclusivo, donde “Dios” no sea solo presentado en forma masculina, sino que se utilicen todas las imágenes bíblicas para la Divinidad; una iglesia donde se hable del Dios que es como una Madre, como una Doncella, como una Mujer Parturienta, como una Viuda que busca una moneda… En fin, una iglesia que reconozca la naturaleza expansiva de Dios.
  • Una iglesia que no tenga miedo de confrontar la injusticia donde la vea; que se muestre solidaria con las personas marginadas, que se muestre solidaria con quienes sufren, con las personas en necesidad, con la niñez, con los inmigrantes, con las minorías étnicas, etc. Una iglesia que se enfrente a la supremacía blanca con valentía y que la denuncia como lo que es: pecado.
  • Una iglesia que esté bien fundamentada en sus principios cristianos pero que también participe y se nutra de las muchas tradiciones religiosas que existen. Al mismo tiempo, que sea una iglesia de vanguardia con respecto a la ciencia y la educación, que estas sean utilizadas para enseñar la grandeza de la Divinidad y no que se deje llevar por la falsa dicotomía de “ciencia contra religión”.
  • Una iglesia que se atreva a ser política – en el sentido de denunciar políticas públicas que afecten a los grupos más oprimidos mientras también deje bien clara su posición con respecto a políticas públicas de beneficio para toda la sociedad.
  • Una iglesia que atesore la tradición musical de los himnos antiguos mientras también incluya, celebre y cree nuevas formas musicales.
  • Una iglesia que atesore la tradición teológica mientras a la vez acepte la naturaleza siempre expansiva del conocimiento que ofrece el Espíritu de Dios.
  • Una iglesia que utilice más de una versión de la Biblia en español; que entienda que cada traducción es una interpretación y que no todas las interpretaciones son iguales ni apropiadas para todas las veces.
  • Una iglesia donde se proclame la Palabra de Dios en los sermones y no que se ofrezca un mensaje para sentirse bien; una iglesia que confronte, que enseñe, que rete, que desafíe a la feligresía a vivir su fe y no solamente a creer.
  • Una iglesia que celebre; que celebre la diversidad, que celebre la vida, que celebre a Dios, que celebre las culturas, que celebre la música, que celebre la Creación, ¡que celebre todo el tiempo!
  • Una iglesia que sea también bálsamo y refugio para quien busca dirección en su vida.
  • Una iglesia donde la niñez que llegue sea tratada como parte integrante de la misma; que se escuchen niñas y niños jugar y llorar en el santuario, que las madres y los padres se sienten en la libertad de correr tras sus hijas e hijos, donde la voz de la niñez es celebrada, escuchada y empoderada.
  • Una iglesia donde la mesa esté abierta; donde el pan y el vino nunca se acaben ni estén restringidos solo para un grupo; donde regularmente se invite a la gente a participar de la mesa de gratitud – eucharistía – y donde el llamado a compartir esta mesa sea contextualizado para el momento en que se vive; donde los elementos reflejen las comunidades donde se celebra, o sea, que no sea solo pan y vino, pero tortillas y tostones y pan dulce y casabe y jugo de naranja y de jamaica y de coco y café y mate y…
  • Una iglesia donde se sienta el Espíritu vivo de Jesús.

En fin, no sé si esta iglesia llegue a existir, pero espero que alguien por ahí escuche y, si es posible, que acepte el llamado de comenzar a hacer realidad la iglesia que sueño.

1 Comment

Filed under Dios, Español, familia, Hispanos, Identidad, iglesia, Latino, Teología

Vigil For LGBTQ Orlando Victims — Vigilia por las víctimas LGBTQ de Orlando

I shared these words with the Madison community during a vigil in honor of the victims of the recent massacre in Orlando. | Compartí estas palabras con la comunidad de Madison durante una vigilia en honor a las víctimas de la reciente masacre en Orlando.


image1

Rainbow flag with the names of the victims of the Orlando massacre. | Arcoiris de banderas con los nombres de las víctimas de la masacre de Orlando.

Buenas tardes, y gracias por decir “presente” en esta vigilia de recordación de nuestros hermanos y hermanas en Orlando. Soy el Rvdo. J. Manny Santiago, director ejecutivo de “The Crossing” un ministerio ecuménico para estudiantes en la Universidad de Wisconsin – Madison. Estaré compartiendo con ustedes unas palabras en español y luego en inglés. | Good afternoon and thank you for being here at this vigil honoring the siblings we lost in Orlando. I am the Rev. J. Manny Santiago, Executive Director of The Crossing campus ministry at the UW-Madison. I will share some words in Spanish first and then in English.

Español

No es fácil para mí el encontrar las palabras para compartir con nuestra comunidad. Hay ocasiones en el ministerio cuando tragedias como la que hemos sufrido nos dejan así: sin palabras, con dolor, con furia y confusión. Al mismo tiempo, sabemos que necesitamos levantar nuestras voces, ya sea para animarnos los unos a los otros, para denunciar injusticias o, en ocasiones, hasta para cuestionar la bondad de Dios cuando solo que podemos ver es violencia y muerte. Todo eso es parte del proceso de duelo y nadie nos debe decir que no sintamos estas cosas. Para mí, he pasado por todas esas etapas en menos de una semana: he sentido dolor, rabia, miedo, confusión y hasta he cuestionado la bondad de Dios que sirvo.

¿Por qué? Pues porque la tragedia de Orlando me ha tocado muy de cerca. No solamente tengo familia en Orlando – algunos de los cuales asisten al Club Pulse de vez en cuando – sino que, igual que la mayoría de las víctimas, soy Latino, puertorriqueño y abiertamente gay. Sí, soy un hombre Latino, pastor y gay. Desde pequeño escuché que esas cosas no podrían vivir juntas en una sola persona. Ese discurso de odio y rechazo que escuché de pequeño en la Iglesia me llevó a cuestionar, no solo mi identidad, sino el mismo amor de Dios y mi familia. Hoy muchas personas – políticos, líderes religiosos, etc. – están tratando de borrar las identidades de las víctimas de la masacre de Orlando. No queremos reconocer que son personas LGBTQ, no queremos reconocer que en su mayoría eran Latinos, no queremos reconocer que había entre ellos personas sin documentos… Algunas personas incluso han intentado poner a nuestras comunidades Latinas o LGBTQ en contra de la comunidad Musulmana.

Para mí, como persona de fe, Latino, puertorriqueño, gay, quiero dejarle saber a todas las personas que estamos tratando de hacer sentido de la tragedia: no va a ser un proceso fácil. Necesitamos crear espacios para procesar el dolor, el miedo, e inclusive para cuestionar la bondad de Dios. Pero en ningún momento podemos dejar de luchar por la justicia, por la paz, por reformas legislativas que ayuden a las comunidades de minoría. Reconozcamos que, en especial en nuestras comunidades Latinas, es tiempo de rechazar el machismo, la homofobia, la violencia, el racismo, la islamofobia y el heterosexismo que tanto permea entre nosotros. Es tiempo de levantarnos en unidad, en honor a todas las victimas de tragedias como esta y decir: ¡BASTA!

Que el Dios que se revela de muchas formas y de muchos nombres nos llene de valor, de amor, de sabiduría y de paz para hacer el trabajo…

___

English

It is not easy for me to find the words to share with you today. There are moments in ministry when tragedies like the one we have just witnessed leave us like this: without words, in pain, furious, and confused. At the same time, we know that we must lift up our voices, whether to support each other, to denounce injustices and even, on occasion, to question God’s goodness when the only thing we can see is violence and death. All this is part of the mourning process and nobody should tell us that we should not have these feelings. As for me, I have gone through all of these stages in the past week: I have been in pain, furious, scared, confused, and yes, I have questioned God’s goodness.

Why? Because the tragedy in Orlando is too close to me. I have family in Orlando – some of whom frequent Pulse Club – but also because, like the majority of the victims, I am Latino, Puerto Rican and openly queer. Yes, I am a gay, Latino pastor. Since childhood I’ve heard that these things cannot coexist. This discourse of hatred and rejection that I heard in Church brought me to question, not only my identity as a human being, but also God’s and my family’s love towards me. Today, many people – politicians and religious leaders in particular – are trying to erase the many identities that the victims embodied. Many do not want to recognize that the victims where LGBTQ, they do not want to recognize that the victims were Latino, they don’t want to recognize that among them there were people without proper documentation to work in the USA… Some have even tried to put our LGBTQ and Latino communities against the Muslim community.

As for me, as a person of faith, as a Latino, a Puerto Rican, and gay, I want to make it clear to all: trying to make sense of this tragedy will not be easy. We must build spaces to process the pain, the fear, and even to question God’s goodness. But under no circumstances must we stop working for justice, for peace, and for legislative reforms that would support minority communities. We, Latinos, must recognize that it is time to reject our machismo, our homophobia, our worshiping of death and violence, our Islamophobia, our racism, and our heterosexism. It is time to rise up, together, in honor of these victims and all the other victims of past violence, and say: ENOUGH!

May the God who is revealed in many forms grant us courage, and love, and wisdom, and peace for the work ahead of us…

Leave a comment

Filed under Church, Culture, Dios, Español, ethnicity, familia, Gay, Heritage, Hispanics, Hispanos, Identidad, Identity, iglesia, immigration, justice, Latino, Lesbian, LGBTQ, ministry, Peace, Puerto Rico, Queer, race, racism, Teología, Theology, trans, United States, USA

La depresión y el clero

Hace ya varios meses he querido escribir sobre el trastorno o enfermedad mental al que llamamos “depresión”. Al principio pensé escribir sobre esto de manera general. Pero según he meditado más sobre el tema, pienso que es importante tomar concentrarme en dos aspectos. Primero, quiero compartir mi propia experiencia como persona que vive con depresión. Segundo, quiero hacerlo desde el punto de vista de quienes pertenecemos al clero – o sea, personas en el ministerio ordenado, monjas, monjes, predicadoras, evangelistas, sacerdotes, etcétera. También quiero hacerlo en español, porque muy poco se ha dicho y se ha escrito sobre el tema de la depresión y de otras enfermedades mentales en este idioma.

Comencemos pues, por aclarar algo muy importante. Escribo sobre la depresión sin ser psicólogo, psiquiatra o profesional de la salud mental. Por otro lado, sí tengo algo de experiencia en el campo de la salud mental puesto que mis estudios universitarios (en sociología) y mis estudios graduados (en divinidad) me prepararon para poder determinar algunos grados de necesidad de personas con enfermedades mentales. Esto no quiere decir que tengo conocimiento clínico-médico al respecto; más bien, tengo herramientas para determinar si una persona necesita ser vista por una profesional de la conducta para tratar alguna enfermedad sicológica. Con esta aclaración hecha, me gustaría moverme al asunto de la depresión en el clero, en especial desde la perspectiva de las comunidades hispanas o latinas.

Dentro de las comunidades hispanas existe bastante prejuicio contra las enfermedades mentales. Es bastante sabido que las personas que practican la psicología o la psiquiatría no tienen mucha clientela entre personas hispanas. Hay varias razones que contribuyen a esto. Por ejemplo, dentro de las comunidades hispanas se entiende que es deber de la familia el proteger a sus miembros. Si una persona padece de alguna enfermedad mental, hasta cierto punto se entiende como una falta de responsabilidad de parte del padre y la madre el que un hijo o una hija padezca una enfermedad mental. Por otra parte, históricamente las personas en poder han determinado que las personas sin poder están en esta situación precisamente porque no tienen las capacidades mentales para superarse. O sea, que existe sospecha de parte de muchas personas en ser diagnosticadas con alguna enfermedad mental. Por último, la religiosidad de muchas comunidades hispanas no permite ver la necesidad de tratamientos psicológicos o psiquiátricos ya que las divinidades existen precisamente para lidiar con estos aspectos. Con esto quiero decir que existe un pensamiento arraigado entre las personas hispanas de que Dios, la Virgen, los santos, los Orishas, los espíritus guías, etcétera, son responsables de mantenernos estables en nuestra salud mental. Una oración, un exorcismo, el rezar un rosario, hacerle un ritual al Orisha, pasar por un despojo, y otros, debe ser suficiente para que la divinidad actúe y la enfermedad desaparezca. El no creer que la oración por si sola es suficiente, es motivo para cuestionar la fe de la persona. (Aunque, interesantemente, nunca se cuestiona la autoridad y el poder de la divinidad cuando la cura no llega.)

La depresión es un desorden mental. Según la definición clínica de la misma, la depresión es: “el diagnóstico psiquiátrico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana.” (Manual de Diagnóstico y Tratamiento de la Asociación Americana de Psicología) La depresión no es solamente sentirse triste por un momento. Cualquier persona que tenga sentimientos se ha sentido triste, ha llorado y ha estado sin ánimos. Es posible estar en este estado de tristeza por varias semanas e inclusive meses sin necesidad de que sea diagnosticado como depresión. (Pero de nuevo, yo no soy médico así que no puedo determinar cuánto debe prevalecer un estado de ánimos bajos antes de ser diagnosticado como depresión.) La depresión, como trastorno clínico, afecta todos los aspectos de la vida de la persona que vive con ella.2ypg5l3

Puedo decir que he vivido con depresión por varias décadas. Sin embargo, no fue hasta mis que fue joven adulto que me fue diagnosticada. Pero recuerdo que había en mi adolescencia muchas semanas y meses en que sentía una tristeza incontrolable, sin razón alguna de ser. Vivía en un completo estado de infelicidad a pesar de todas las cosas maravillosas que pasaban alrededor. Mi padre y mi madre siempre me apoyaban, me cuidaban, me ofrecían todo lo necesario para sobrevivir y tener éxito en la vida. Nunca hicieron nada para hacerme sentir inferior o hacerme sentir sin amor. Por el contrario, siempre proveyeron amor, respeto y empatía. Con esto quiero decir que la razón de mi tristeza no era por cuestiones de violencia, desamor, falta de respeto, u otras. Simplemente, la química de mi cerebro estaba en desbalance. Por lo tanto, el nivel de serotonina y dopamina – los aminoácidos que controlan el estado de ánimo en los seres humanos – estaban desbalanceados. Esta es la causa fisiológica de la depresión.

No quiero entrar en todos los detalles de lo que ha significado en mi vida el vivir con depresión. Solo quiero compartir algunas cosas que pueden ser importantes para este escrito en particular. Por ejemplo, puedo decir que desde que fui diagnosticado he podido entender el porqué de tantas acciones que he tomado en el pasado. Desde mi diagnóstico, he podido hacer cambios en mi vida – de dieta, de rutinas, y otros – que me han ayudado. Cuando mi depresión ha estado en momentos más fuertes, he tomado medicamentos bajo la supervisión de mi médico. Así, estos son algunas de las cosas que he aprendido sobre el vivir con este trastorno mental. También he aprendido que el vivir con un trastorno mental como la depresión no es “castigo divino”, no es “culpa” de nadie, no es algo que yo mismo “he buscado” y tantas otras falacias y mitos que tenemos en la cultura hispana.

Ahora, me gustaría tocar un punto muy importante sobre la depresión en mi vida. Esto es, soy miembro del clero. O sea, soy pastor. Existe entre las personas una percepción de quienes somos parte del clero que es muy dañina. Muchas personas piensan que el tener un llamado a esta profesión viene con una tarjeta divina de salir de cualquier cosa que otras personas sufran. Según la percepción popular, las personas del clero siempre están contentas, casi no enfrentan problemas, somos casi “super-humanos” para mucha gente. Pero esto no es así. Las personas que pertenecemos al clero somos nada más y nada menos que seres humanos. Nos da tristeza y alegría. Cometemos errores y tenemos logros. Pensamos en cosas feas y en cosas hermosas. Tenemos un color favorito y una comida que no nos gusta… En fin, que somos simples humanos que hemos seguido el llamado a ser líderes dentro de nuestras respectivas comunidades de fe. Pero igual que las personas al otro lado del púlpito sufren de enfermedades – de todas clases – a personas miembros del clero también nos diagnostican. Nos dan vómitos y fiebres. Vivimos con cáncer y con VIH. Tenemos migrañas y quebraduras de huesos. Así mismo, tenemos la posibilidad de padecer trastornos mentales de todo tipo. En mi caso, vivo con depresión y con desorden obsesivo-compulsivo (OCD, por sus muy conocidas siglas en inglés).

Es importante entender que las personas del clero no somos inmunes a padecer de depresión. Realmente, es una lucha constante el poder ofrecer apoyo a nuestras feligresías mientras al mismo tiempo buscamos apoyo para nosotras y nosotros. Sin embargo, entre las comunidades hispanas existe un reto mucho más grande. Esto es, el prejuicio rampante que existe entre nuestras comunidades contra los diagnósticos y tratamientos para las enfermedades mentales. Cuando un miembro del clero hispano tiene que buscar ayuda para sus trastornos mentales, lo más probable es que no tenga a nadie con quien compartir dicha lucha. Es posible que dentro de sí, la persona solo pueda ver el rechazo al que será expuesto si deja ver su vulnerabilidad entre su feligresía. También es posible que el liderato de su congregación tome medidas contra la persona, puesto que, como dije anteriormente, existe la percepción de que las enfermedades mentales son “castigo divino” o simplemente denotan una “falta de fe” en la divinidad.

Es por esto que quise compartir mi propia historia de vivir con depresión siendo parte del clero. La verdad es que, como ser humano, siento y padezco como cualquier otra persona. Así mismo, mi trastorno o enfermedad mental no me supone una desventaja para proveer apoyo espiritual a las personas a las que sirvo. Incluso, creo que yo que el vivir con depresión me ha ayudado a entender mejor otras personas que viven con enfermedades similares. El vivir con depresión me ayuda a tener más empatía con otras personas, en especial aquellas a las que sirvo. Por esto, es muy importante que dejemos a un lado los mitos sobre las enfermedades mentales, sus diagnósticos y sus tratamientos. Es imperativo, creo yo, que aceptemos que las personas miembros del clero somos humanos, creados y creadas igual que otras personas. Tenemos las mismas aspiraciones y los mismos retos.

Finalmente, es importante entender que necesitamos el apoyo de nuestras congregaciones tanto como la congregación necesita de nuestro apoyo. Esto no quiere decir que queremos que sientan lástima por nosotras y nosotros. Tampoco queremos que nos traten como niñas y niños sin protección. Lo importante, lo que pedimos de nuestras congregaciones, es que reconozcan nuestra naturaleza humana. Queremos apoyo y solidaridad. Queremos oraciones y entendimiento. Queremos que nos vean como seres humanos. No queremos burlas, ni críticas, ni dedos señalándonos como personas de poca fe. Queremos y necesitamos la comunidad a la que pertenecemos, porque sabemos que la divinidad nos ha puesto allí tanto para dar como para recibir bendición.

Leave a comment

Filed under Dios, Español, Hispanos, iglesia, Latino, Teología

Yo también soy puertorriqueño

Pero no cambia mi amor
Por más lejos que me encuentre
Ni el recuerdo ni el dolor
De mi pueblo y de mi gente

Todo Cambia, Julio Numhauser

       Hace quince años, más o menos – con una pequeña interrupción en el 2011 – vivo en los Estados Unidos. La mayoría de este tiempo la he pasado entre estudios y trabajo. Ambos – tanto estudios como trabajo – han sido por lo general en contextos angloparlantes. Como estudiante, pasé cuatro años en la escuela graduada de teología, sumergido en clases todas en inglés, con libros en inglés – aun cuando el curso podría ser sobre teología latinoamericana –, escribiendo ensayos en inglés y asistiendo a servicios religiosos en inglés. Durante el tiempo que trabajé como pastor de congregaciones, la mayoría de estas congregaciones fueron angloparlantes. Aquí también tuve una interrupción, puesto que serví una congragación hispana en la ciudad de Nueva York. En esta congregación – y es importante que señale esto – la mayoría de las personas eran ecuatorianas, con una buena dosis de bolivianos, puertorriqueños, colombianos, cubanos, guatemaltecos, hondureños, peruanos y una persona mexicana.

Cuando era pequeño, recuerdo que a quienes se iban de Puerto Rico y regresaban eran vistos casi como “traidores a la patria”. Nadie decía nada abiertamente, es cierto, pero se les trataba como tal. “Ya te ves más blanca que una gringa”, le decían a algunas de mis tías cuando visitaba el poblado Castañer donde crecí. “¿Se te olvidó tan rápido el español?” le preguntaban a mis tíos que llevaban más de veinte años viviendo en Illinois o Nueva Jersey. “¿Es que no le enseñan español a esos nenes?” le preguntaban a tíos y tías cuando sus hijas e hijos batallaban para comunicarse con lo que aparentaba ser su poco vocabulario en español. Todas estas actitudes eran las que veía en mi propia familia. Pero estoy seguro que existían en otras familias también.

11098223_10153815799365620_3455883693989937180_n
Por mi parte, siempre pensé que irse de la Isla era como una traición. Sí, yo también lo pensaba. ¿Por qué se va la gente de este paraíso? ¿Por qué se retiran como si no pudieran hacer nada por este país y luego vienen con acentos, ropas diferentes, creyéndose más boricuas que aquellos que nos hemos quedado y queriendo tener injerencia en asuntos internos de la Isla que dejaron atrás? De verdad que no comprendía por qué las personas que salían de la Isla querían regresar con opiniones políticas y sociales; con expresiones culturales que eran ya irrelevantes a la realidad del momento en Puerto Rico; pero más que todo, con ese acento que ni era del todo español “boricua” ni inglés bien hablado. Me irritaba. Como siempre me he identificado como independentista, pues me irritaba más, porque pensaba que quienes se habían ido, no deberían tener la oportunidad de reclamar su puertorriqueñidad.
Eso es, hasta que me tocó a mí. Ahora soy yo quien está en el otro lado del discurso, como receptor de las críticas de amistades y enemistades que me piden que me quede callado cuando asuntos políticos, económicos, sociales y demás vienen a ser discutidos en el foro público puertorriqueño. Ahora soy yo de quien se burlan por un acento que algunas personas llaman “neutral” y que otras a quienes les interesa menos esconder su xenofobia llaman “mexicano”. Ahora es de mí de quien se dice que estoy “engringado” porque se me olvidan palabras y conceptos en el idioma de Cervantes y a veces mezclo el español con el inglés como la cosa más natural del mundo pero que es una aberración a los puristas boricuas que no pronuncian las “s” al final de las palabras y que arrastran las “r” como si estuvieran hablando francés, o, en la mayoría de los casos, las cambian por “l” aunque morfológicamente esté incorrecto…
Hay algo que entiendo ahora y que no entendía cuando era parte de los puristas puertorriqueñistas: la puertorriqueñidad – o cualquiera que sea la nacionalidad u originalidad de la persona – no tiene que ver con residir en el lugar, sino con las raíces que te unen a ese lugar. Por eso fui, soy y seguiré siendo puertorriqueño, con mancha de plátano incluida, no importa dónde resida ni cuánto tiempo pase fuera de la Isla. Como cantaba Mercedes Sosa – la argentina que vivió en el exilio en Francia y Esapaña hasta que pudo regresar a su amado país -: “Cambia, todo cambia; Pero no cambia mi amor, por más lejos que me encuentre, ni el recuerdo ni el dolor, de mi pueblo y de mi gente.” Y que valga decir que la canción fue escrita por un chileno, Julio Numhauser, quien también ha vivido en el exilio en Suecia desde que tuvo que abandonar su país durante la dictadura. Sí, todo cambia, pero no cambia el amor, el recuerdo, el interés, la pasión, el anhelo de mi gente y del país que me vio nacer y crecer. Miles de millas nos pueden separar, pero mi puertorriqueñidad no me la quita nadie; ni la realidad en la que vivo, ni los puristas puertorriqueñistas en la Isla.
Ciertamente, no fue la violencia militar la que me hizo salir de Puerto Rico. Al usar a Sosa y a Numhauser no quiero decir que mi situación haya sido idéntica. No lo fue. Aunque sí tuvo que ver la política con mi exilio. Pero lo que quiero demostrar al utilizar estos ejemplos es que toda persona que por cualquier razón deje a su patria para instalarse en otro lugar, sufre tanto de añoranza por su pueblo como de rechazo por parte de quienes, por cualquier razón, se han quedado.
Los medios de comunicación sociales nos permiten tener contacto constante con los países que hemos dejado. Esto también hace que nos mantengamos acercados a situaciones sociales, económicas, políticas y demás en nuestros países de origen. Si queremos aportar al discurso público en nuestros países, ¿por qué impedírnoslo? ¿Qué nos hace menos puertorriqueñas o puertorriqueños? ¿Quién dice que hemos dejado de interesarnos en el presente y el futuro de nuestra tierra? Los gobiernos (y no solo el de Puerto Rico) contrata servicios de consultoría de países extranjeros todo el tiempo. Esto lo hacen porque a veces el tener una perspectiva diferente, “desde afuera”, puede ayudar inmensamente en el desarrollo interno. Entonces, ¿por qué demandar que nos callemos quienes vivimos fuera de la tierra Borincana? Nuestra experiencia de vida en la Isla y fuera de ella es, creo yo, necesaria para el desarrollo del país. Esto no quita validez ni peso a las opiniones y las acciones de quienes todavía viven en Puerto Rico. Por el contrario, las fortalece.
Además de nuestra esto, lo cierto es que en el mundo globalizado en el que vivimos, todas las personas podemos hacer público nuestro sentimiento y nuestras posiciones con respecto a cualquier cosa de cualquier país. El hecho de que somos de un lado, de que vivimos en otro y de que hablemos diferentes idiomas no significa que no podemos entender la realidad de otros países u otras sociedades. Si no, ¿por qué tanta gente en Puerto Rico tiene opiniones e ideas de lo que debe hacerse en el Oriente Medio? O sea, según quienes nos critican por proponer ideas sobre la realidad actual de Puerto Rico, quienes vivimos fuera de la Isla “no tenemos vela en ese entierro”, pero lo mismo no le aplica a quienes viven en la Isla y tienen ideas de qué debe hacer el gobierno de Siria y las guerrillas ciudadanas. ¿Lógica etnocentrista?
Hay otro punto al que hice referencia al principio y quiero retomar; el acento. Quien ha salido de la burbuja San Juan-Bayamón-Guaynabo-Caguas (¡y mira que hay muchas personas que nunca han salido de allí!) sabrán que cada rincón de la Isla tiene su acentito. Unos más y otros menos, pero todos tenemos un acento regional. Recuerdo que cuando pequeño mi hermana y yo nos reíamos con la forma “cantadita” de hablar de nuestra familia de Morovis. ¡Morovis! Otro pueblo montañoso no tan diferente de Adjuntas donde crecí, pero con sus regionalismos y hasta su propio acento regional.
Tanto el jíbaro del campo como la señora de la loza tienen su acento particular. Cuando el jíbaro se muda pa’ la loza y la señora de la capital se muda pa’l campo, sus acentos pueden cambiar. El jíbaro comienza a pronunciar la “s” al final de la palabra mientras que la doña comienza a arrastrar la “r”. Eso pasa todo el tiempo. Es parte de una cultura en movimiento. Es parte de vivir en un mundo donde estamos en cada momento interactuando unas con otras. Cuando los horizontes se ensanchan y ya no es solamente salir de la loza pa’l campo, sino de un país a otro, es también posible que los acentos cambien. Esto no quiere decir que todo el mundo cambia su acento. No. Algunas personas, por cualquier motivo, lo mantienen. Otras, sin embargo, cambian. Es parte normal de las interacciones humanas.
Como dije al principio de este ensayo, estuve al frente de una congregación que era mayormente ecuatoriana. El transporte público, para mí, es guagua. Así que, en puertorriqueño, yo digo “coger la guagua” para referirme a la acción de tomar el transporte público para ser transportado de un lugar a otro. Pero hay algo importante en las relaciones internacionales y el uso del español… En Ecuador, “guagua” es niña pequeña, mientras que “coger” tiene, además de la acepción de “tomar”, otra acepción, que es de naturaleza sexual. Lo que para mí es una acción normal del día a día, para un ecuatoriano es una vulgaridad. ¿No es responsabilidad de un buen líder el adaptarse a la comunidad que sirve? Entonces, debo adaptar mi español a la comunidad que me circunda. Esto no me ha hecho menos puertorriqueño ni me quita el deseo de estar involucrado en la realidad política, social, económica y demás del país al que me siento unido.
El acento no me define como puertorriqueño; como tampoco define mi puertorriqueñidad el lugar donde vivo, mi sexualidad, mi color de piel, mi educación, mi sexo, mi género, mi posición social, mi trabajo, etcétera. Mi puertorriqueñidad no depende de cómo la definan quienes se han quedado en la Isla. Tampoco depende de cómo la definamos quienes hemos salido o quienes nunca la han visitado (hay puertorriqueños y puertorriqueñas que han nacido en Estados Unidos u otros países que también se interesan en la realidad de la Isla.) Mi puertorriqueñidad y cuánto quiero involucrarme en las discusiones de la realidad isleña la defino yo. Me interesa seguir leyendo, aprendiendo, escuchando, opinando sobre la realidad de la Isla. Me interesa seguir poniendo mi granito de arena en el desarrollo social, político, económico de Puerto Rico. Me interesa porque amo a mi Isla y no importa cuánto cloro los puristas puertorriqueñistas me quieran tirar, la mancha de plátano no se me va a quitar. ¡Yo también soy puertorriqueño!

Leave a comment

Filed under Español, Identidad, Latino, Puerto Rico, Uncategorized

La iglesia sodomita

En tiempos recientes no se usa mucho, pero en tiempos pasados era la norma. Aunque aún queda en la jerga legal el término “sodomía”, la verdad es que a la comunidad gay masculina no se le llama “sodomita” muy de seguido. Es de esperarse que ya no se le llame al hombre gay “sodomita”, puesto que la historia de Sodoma y Gomorra nada tiene que ver con la orientación sexual. Pero vamos, que me estoy adelantando a la discusión. La verdad es que la Iglesia – y hablo de la Iglesia con mayúscula, o sea, la comunidad religiosa sin importar su denominación – denuncia la orientación sexual no heterosexual como pecaminosa, sin darse cuenta que al hacerlo, se convierte, precisamente, en una Iglesia sodomita.

No quiero aburrir a mis lectoras y lectores con largas ponencias teológicas ni con apologías. Solo quiero señalar algunas cosas que, en su ceguera conservadora y fundamentalista, muchas personas ni se han dado cuenta. Lo gracioso es que son las mismas personas que gritan a los cuatro vientos que la Biblia es la palabra inerrante de Dios, que debem701070402_origos tomarla a la letra y que es necesario el creer cada palabra allí citada como inspirada sin error por el Espíritu Santo para alcanzar la vida eterna quienes no le han puesto atención a las historias de la Biblia ni a sus interpretaciones… ¡según aparecen en la Biblia misma! Así que aquí les va un poquito de iluminación, para ver si en algún momento se les prende el bombillo y deciden estudiar la Biblia de verdad.

Pues comencemos por el principio: la historia bíblica de Sodoma y Gomorra. La misma la encontramos en el libro de Génesis 18.16-19.38. En resumen, esto es lo que ocurre: Dios visita a Abraham y le indica que ha visto la maldad de las ciudades de Sodoma y Gomorra. Lot, el sobrino de Abraham, vive en Sodoma con su esposa y dos hijas. Abraham, preocupado por el bienestar de su sobrino y su familia, decide interceder por Lot. Dios promete a Abraham que si encuentra el mínimo de personas sin pecado en Sodoma y Gomorra, no destruirá las ciudades.

Cuando Dios miró de nuevo a las ciudades de Sodoma y Gomorra, la maldad era tal, que decidió destruirlas de todas maneras. Así que envió mensajeros a Lot y su familia para que abandonaran la ciudad y se salvaran. En el momento en que los visitantes llegan a la casa de Lot, el rumor pasa a oídos de la gente de Sodoma y Gomorra – o sea, los sodomitas y gomorritas – éstos salieron para intimidar a los visitantes.

Hay varias cosas importantes en la historia de Sodoma y Gomorra que los supuestos literalistas bíblicos prefieren no leer. También hay elementos en la historia que no pueden leerse fuera del contexto de las leyes levíticas bíblicas, algo que los literalistas – quienes dicen que hay que tomar TODA la Biblia de manera literal, que hay que prestarle atención a cada letra, cada palabra, cada oración – no hacen o no quieren hacer. Así que quisiera presentar mis argumentos para demostrar, de una vez y por todas, que los sodomitas (y gomorritas) de la modernidad son, en específico, quienes más condenan a las comunidades gay, lesbiana, bisexual y transgénero.

¿Por qué hago esto? Sencillo. Primero, porque es algo de lo que casi no se ha escrito en español. Existen miles de ensayos, libros y recursos en inglés sobre este tema, pero muy poco existe en español. Segundo, lo poco que existe en español, en su mayoría, son traducciones de los trabajos en inglés (u otras lenguas) por lo que no está escrito desde la realidad del pueblo hispanohablante. Tercero, porque es un tema que me toca personalmente como persona que profesa la fe cristiana, dentro de su forma protestante y de la tradición bautista. Además, finalmente, como hombre gay y miembro del clero, es importante para mí que temas como este se desarrollen puesto que, como dice la Biblia “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” (Oseas 4.6a) O, como nos recuerda de nuevo Dios en el libro de Isaías 5.13, “Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed.” Así que, con gusto comparto algo de conocimiento sobre la Biblia con quienes dicen haberla leído y seguir sus estatutos pero que dejan ver su ignorancia acerca del texto sagrado.

Ahora démosle una lectura seria al texto de la historia de Sodoma y Gomorra y lo que la misma Biblia dice sobre ella.

Aunque no pretendo dar una lectura completa, hermenéutica o apologética – o sea, esto no es un ensayo teológico, sino un corto ensayo expositivo – quiero hacer referencias a algunos puntos que los literalistas prefieren obviar cuando leen la historia de Sodoma y Gomorra.

Primero, tenemos que tener en cuenta las costumbres semíticas con respecto a la hospitalidad. Viviendo en lugares desiertos, donde la vida de cualquier persona corre peligro ya sea por la falta de agua, por el calor o por los animales y plantas venenosas del desierto, el mostrar hospitalidad es sumamente importante en la cultura semítica. La Biblia contiene leyes bien específicas acerca de cómo tratar a los extranjeros y las extranjeras que viven entre el pueblo hebreo. Una mirada rápida al Pentateuco nos ofrece una clara evidencia de la forma en que Dios le pide al pueblo que trate a personas extranjeras que vivan o visiten entre el pueblo de Israel. Y, como a los literalistas les gusta mucho el arrojar versículos bíblicos a diestra y siniestra, aquí les tengo algunos con respecto a las leyes de hospitalidad: Éxodo 12.49; 22.21; 23.9; Levítico 19.10, 33-34; 23.22; 24.22; 25.6, 23, 35, 47; Números 9.14; 15.14-16, 26, 29; Deuteronomio 1.16; 10.18-19; 14.29; 16.11, 14; 23.7; 24.14, 17, 19-21, 26.11-13; 27.19. Aunque estas leyes fueron codificadas mucho después de los sucesos de Sodoma y Gomorra, nos ofrecen una visión de lo importante que era – y es – para Dios el proteger a quienes son extranjeros en tierras extrañas.

Cuando los visitantes llegaron a casa de la familia de Lot, el pueblo de Sodoma salió de manera violenta a recibir a los extranjeros. Ciertamente, el pueblo de Sodoma (y de Gomorra) no era parte de quienes llegaría a ser el pueblo de Israel, pero entre ellos vivía Lot y su familia, que, por acción del pacto de Dios con Abraham y Sarah, eran parte del pueblo que Dios escogió para revelarse a sí mismo.

Segundo – y aquí lo más importante de la historia – es que las referencias bíblicas con respecto al pecado de Sodoma y Gomorra es contundente. ¡Nada que ver con homosexualidad! Sí, hay pecado de inmoralidad sexual, pero no es el que los literalistas quieren imponer al texto. ¡El pecado de inmoralidad sexual lo comete Lot! ¿Cómo? Pues así mismo como lee. El pecado de inmoralidad sexual lo comete Lot al ofrecer sus propias hijas a la multitud para que las violen. ¿No han leído esto los literalistas en la historia? Pues le cito, según Génesis 19.6-8: “Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, y dijo: ‘Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.’” En ningún momento se nos dice cuál era la intención de la multitud con respecto a los ángeles que vinieron a visitar a Lot. La verdad es que no sabemos si la intención era de violarles, de pegarles o de maltratarles; pero de todas maneras, podemos inferir que la intención no era tratarles bien, sino humillarles. Entonces Lot, en se desesperación de que sus huéspedes no sean maltratados, ¡ofrece a sus propias hijas para que sean maltratadas! ¿Cuántos literalistas hablan acerca de estas acciones de Lot? Ninguno. O por lo menos, no he escuchado a ningún literalista condenar a Lot.

Ahora, veamos lo que la misma Biblia nos dice que es el pecado de Sodoma y de su hermana Gomorra… (Si quieren, aquí pueden escuchar los tambores… porque es una de esas revelaciones que, como dicen en mi país, “se cae de la mata”, pero que nadie lee.) Según Ezequiel 16.49-50, Dios mismo nos dice que esta fue la maldad de Sodoma: “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.” Les cito los pecados: soberbia, saciedad de pan, abundancia de ociosidad, no fortalecer la mano del afligido y el menesteroso y abominación. (Y aquí, recordemos que “abominación”, según la Biblia, puede ser cualquier cosa desde no limpiarse correctamente, según Levítico 7.21 hasta adorar ídolos según Deuteronomio 7.25).

Es interesante que en una de las instancias en que Jesús utiliza el ejemplo de Sodoma y Gomorra según lo leemos en Marcos 6.7-13, es en el contexto de que sus seguidores no sean recibidos de buena manera en tierras extranjeras. O sea, ¡que el mismo Jesús sabía que el pecado de Sodoma y Gomorra fue la inhospitalidad!

Como dije al principio, este no es un ensayo teológico hermenéutico o apologético, solamente un ensayo expositivo para dejarle saber a los literalistas lo alejados que están sobre la lectura del texto. Así que, entendiendo que podríamos escribir muchos otros ensayos sobre el tema, me adelanto a compartir algunas conclusiones con mis lectoras y lectores.

Entre las conclusiones a las que he llegado al prestarle atención al texto están las siguientes:

  1. La iglesia cristiana contemporánea, en especial la mayoría de las comunidades evangélicas y fundamentalistas, son el vivo ejemplo de sodomía. En ellas no se permiten personas ajenas a su grey (extranjeros y extranjeras). Las mismas no comparten la mesa con quien viene en busca de pan y vino (muchas mantienen la mesa de comunión cerrada, vetada a quienes no sean parte de las congregaciones o denominaciones particulares). Muchas de estas comunidades son soberbias, predicando que ellas, y solo ellas, tienen la verdad inalienable de Dios. Además, practican la abominación de idolatría, al poner a la Biblia – una creación humana – por encima de Dios, de la revelación de Dios en Jesucristo y de la dirección del Espíritu Santo, quien es responsable de “guiarnos a toda verdad” según nos dice Jesús en Juan 16.13.
  2. La iglesia cristiana contemporánea – otra vez, en especial las comunidades evangélicas y fundamentalistas – no son literalistas. Sus líderes y miembros NO toman la Biblia de manera literal. Por el contrario, estas comunidades leen sus propios prejuicios en cada historia bíblica, sin prestar atención a la dirección del Espíritu Santo ni de la historia del pueblo que nos dio las Sagradas Escrituras. De hecho, no hay tal cosa como “interpretación literal” de ningún texto. Toda persona que lee, lo hace desde una realidad histórica, social, religiosa, económica, familiar, geográfica y tantas circunstancias que nos hacen seres humanos.
  3. La iglesia cristiana contemporánea es hipócrita, pues utiliza sus propias bíblicas para imponer sus creencias sobre otras personas, en vez de permitir que sea Dios, a través del Espíritu Santo, quien dirija a los individuos a una lectura bíblica que nos acerque a Dios.
  4. Finalmente, la iglesia cristiana contemporánea, en especial las comunidades evangélicas y fundamentalistas, al tratar de imponer sus propias lecturas al texto bíblico, no dejar que el Espíritu sea quien les dirija y querer añadir y quitar cosas del texto de manera indiscriminada, están cometiendo el pecado que tanto aborrecen: quitar y añadir a la Biblia. Como nos dicen las Sagradas Escrituras, en Deuteronomio 12.32: “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás.” Y luego nos repite en Apocalipsis 22.19: “Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” Así que, ¿qué esperan estas comunidades para arrepentirse, para mirar de nuevo a Dios y pedir perdón por sus pecados de sodomía e idolatría y reconciliarse con el Creador? Les insto a reconsiderar sus caminos sodomitas pecaminosos y abrir las puertas de sus iglesias y de sus corazones a recibir a toda la creación de Dios (Romanos 8.22-23), y de esta manera cumplir el sueño de Dios de crear un cielo nuevo y una tierra nueva donde “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21.2)

Leave a comment

Filed under amor, Dios, Español, Gay, iglesia, Latino, LGBTQ, Queer, trans

Las mantillas evangélicas

IMG_3419En mis años de infancia, cuando visitaba de vez en cuando la parroquia de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en Castañer, Puerto Rico, veía una que otra viejita usando mantilla. Las mantillas son esos velos que cubren la cabeza de las mujeres católicas devotas. Por lo general son negras. Las mantillas eran utilizadas mucho en los años antes del Concilio Vaticano II. Pero luego de éste Concilio, la Iglesia Católica decidió que no era necesario el que las mujeres utilizaran mantillas en la iglesia. Así que el uso de mantillas se ha mantenido solamente entre las viejitas que todavía se aferran a la tradición y a los grupos Católicos ultra-ortodoxos.

Bueno, eso era lo que creía yo, hasta que visité El Salvador hace unas semanas. Resulta que caminando por las calles de San Salvador – y en muchos otros lugares que visité en el país – me encontré con mujeres de todas las edades vistiendo mantillas. Todas llevaban mantillas blancas. Elaboradas con perlitas de mentira y bordadas con hilo fino blanco. Me pareció interesante ver tanta mujer católica aferrada a su tradición, así que le pregunté a mi amigo el porqué de tal devoción.

“¡Esas no son mujeres católicas! Quienes llevan esas mantillas son evangélicas.” Eso me dijo mi amigo. Me quedé estupefacto. ¡Mujeres evangélicas vistiendo mantillas! Yo había sido testigo de mujeres de grupos evangélicos judaizantes utilizar mantillas (en Puerto Rico, la Congregación de Yahweh es una de estas iglesias), pero nunca en público. Por  lo general, el uso de mantillas es exclusivo para el culto privado. Después de todo, aun si leemos al Apóstol Pablo literalmente en 1 Corintios 11:1-16 éste hace referencia al uso del velo por la mujer solamente en el contexto del culto.

Lo interesante de ver tanta mujer en El Salvador con velo/mantilla es que me recordó cuán similares somos a pesar de nuestras diferencias. De seguro que si les preguntara a esas mujeres evangélicas qué piensas de sus hermanas católicas, nos dirán que las católicas están mal. Criticarán su fe y su forma de expresar el cristianismo. Así mismo, las mujeres católicas quizás critiquen o no entiendan a las mujeres evangélicas. Pero interesantemente, las mujeres evangélicas son herederas de una costumbre católica romana. La han adoptado y adaptado para sí. De hecho, a quien siguen e imitan es a la misma María de Nazaret, cuya imagen siempre lleva velo/mantilla, pero cuya imagen es tan rechazada por las mismas mujeres que siguen su ejemplo.

Seguimos teniendo divisiones por cosas que no deben dividirnos. Seguimos construyendo muros que nos separan aun cuando somos similares. Seguimos rechazando otras personas porque no comprendemos el porqué de sus costumbres… Así somos… Ojalá que un día estas hermanitas evangélicas se den cuenta que sus mantillas no son suyas, las heredaron de sus hermanas católicas romanas y de María la Madre de Jesús.

 

Leave a comment

Filed under Church, Culture, Dios, Español, Hispanics, iglesia, Latino, mantilla, Theology, worship

La conversación más difícil que he tenido

Bueno, comencemos por decir que en realidad, no ha sido la conversación más difícil de mi vida. Pero fue bastante difícil. Les cuento la historia…

He pasado muchos años haciendo activismo. En mis años de activismo, desde que estaba en la universidad hasta el día de hoy, me he reunido con presidentes de instituciones, miembros de la legislatura, miembros de la prensa, líderes religiosos tanto a niveles locales como internacionales y hace no mucho tuve la oportunidad de hasta sentarme a convencer al gobernador de mi estado de que tenía que hacer algo por las comunidades hispanas de Washington. A pesar de estas experiencias, no me sentía en lo mínimo preparado para la conversación que tuvo lugar hace unas semanas atrás.

En estos pasados meses, mi compañero y yo hemos estado planeando nuestra boda. Como esto es algo nuevo para su sobrina de seis años yo me ofrecí a explicarle a ésta todo el asunto de que su amado tío Nando (como su familia le llama) y yo nos uniríamos en matrimonio.

Pasé semanas revisando la conversación en mi mente. Traté de visualizar todos los posibles escenarios. Busqué en mi mente las mejores palabras para explicarle a Emely lo que significa el matrimonio y por qué su tío y yo tendríamos una boda. Bueno, que por semanas estuve planeando para una conversación que me parecía medio sencilla – por aquello de mis años en el activismo – y natural. Después de todo, es nuestra sobrina de seis años que mide menos de tres pies de altura y no el Gobernador Inslee que mide más de seis…  ¿Qué podría salir mal?

Pues cuando el momento llegó todo resultó más difícil de lo que pensé. Emely nos quiso enseñar el nuevo vestido verde menta que su mamá le compró. También sacó los zapatos plateados que se pondría con el vestido. Pero había un problema, Emely no sabía para qué ocasión especial era ese vestido nuevo. Sabiendo que esta era nuestra oportunidad, su mamá le dice que me pregunte a mí.

Con todas las bases cubiertas, le digo a Emely que el vestido es para una ocasión especial. Ella se interesa y pregunta qué ocasión tan especial es esa. Yo le pregunto, “Emely, cuando dos personas se quieren mucho, ¿qué hacen?” Su repuesta, después de pensarlo un poco, es, “¡Se casan!” “Así es. Pues tu tío y yo nos queremos mucho. Como nos queremos mucho, vamos a tener una boda.”

Hasta ahora, todo va como planeado. La nena me sigue la conversación. Hay un momento de explicar que existen diferentes tipos de familia. Ella reacciona como lo más normal del mundo, porque, después de todo, ella también tiene un hermanito, una mamá y un papá con quienes vive y un papá, una mamá y un segundo hermanito con quienes pasa los fines de semana. El concepto de “familia no tradicional” es… pues lo tradicional para ella. Así como lo es para millones de niños y niñas en los Estados Unidos. “Bien hecho, tío” pensé yo.

Pero de repente la conversación se tornó difícil. Comenzaron a salir las preguntas que no esperaba. Emergieron aquellas curiosidades infantiles para las que nunca me prepararon los años de activismo. Resurgieron todos los temores que pueden surgir cuando le tratas de explicar a una niña de seis años que su tío, un hombre, se va a casar con otro hombre. Y aquí fue que me encontré en la disyuntiva de si seguía la conversación o si me levantaba y salía corriendo de allí porque no tenía la más mínima idea de cómo contestarle a nuestra sobrina sobre sus preocupaciones más grandes e importantes sobre la boda de su tío conmigo.

Mi mente quedó en blanco. Mi corazón palpitó más rápido. Mis manos me sudaban y las palabras no me llegaban a la boca. ¿Cómo contestarle a Emely estas preguntas tan profundas e importantes que nunca pensé que fueran las prioridades de una niña de seis años?

Resulta que, en medio de nuestra conversación, a Emely no le pareció nada extraño que dos hombres se fueran a casar. Pero cuando le expliqué que su tío y yo tendríamos una boda y que sería en una iglesia, con una sacerdote mujer y que tendríamos una fiesta con pastel/bizcocho (mi compañero es mexicano, así que hay que explicar las cosas en español MexiRiqueño), Emely puso sobre la mesa sus preocupaciones más grandes… “¿Habrá ice-cream?”

Totalmente desconcertado. Así me dejó su pregunta. ¿Habrá helado/nieve en la boda? Le di la única respuesta que tenía. Con una voz trémula porque no sabía cómo contestar tan profunda pregunta, le dije, “No. No habrá helado en la boda.”

De toda la conversación, de todo lo que le podríamos explicar sobre que dos personas del mismo sexo se vayan a casar, de todo lo que había ensayado en mi mente, nada me preparó para contestar esta pregunta. Pero las cosas no se quedaron allí. Todavía quedaba una pregunta aún más importante… “Tío, ¿y va a haber una piñata?”

Me quedé tieso. Ninguno de los tres adultos en la sala supo qué decir. Lo único que se nos ocurrió fue decirle que, por tradición, no hay piñatas en las bodas. Que las piñatas son para los cumpleaños y para otras fiestas, pero no para bodas

Emely no estuvo satisfecha. “¿Por qué no va a haber piñata en la fiesta cuando tío Nando y tú se casen? ¡Es una fiesta! ¡Yo quiere ice-cream y una piñata en su boda!”

Mientras yo todavía turbado por una conversación tan difícil, la niña no se detuvo en su afán de entender el extraño mundo de la gente adulta, donde las fiestas se celebran sin helado/nieve y sin piñata. “¿Cuándo es la boda?”, preguntó ella. “Pues al fin de mes.” “¡Pero yo quiero que tengan la boda ya y que haya ice-cream y piñata!

¡Qué trabajo tan difícil! Explicarle a una niña lo que es el amor y lo que es la igualdad matrimonial resultó mucho más difícil de lo que preveía. Quizás por esto es que aquellas personas que se oponen a la igualdad matrimonial no quieren que tengamos derechos. Es muy difícil explicarle a un niño o a una niña que en la fiesta de bodas de sus dos tíos hombres o sus dos tías mujeres, no habrá piñata ni helado. Quizás lo que temen los fundamentalistas religiosos es que no tienen la capacidad intelectual para explicarle a la niñez que cuando los adultos hacen fiestas, el helado y las piñatas no son prioridad.

No sé, quizás las personas que se oponen a la igualdad matrimonial por razones religiosas no tienen las palabras para explicar el extraño mundo de los adultos a la niñez. Les entiendo. La niñez entiende el concepto de amor muy fácil. Pero es extremadamente difícil explicarle las fiestas de adultos a la niñez. Son fiestas donde no hay helado ni piñatas. ¿De qué vale una fiesta de este tipo? ¿Qué más da si las dos personas que se paran frente al ministro o la ministra son dos hombres, dos mujeres, o un hombre y una mujer, si cuando ese amor se celebre no va a haber helado ni piñata?

Ya mi compañero y yo hemos hablado. Vamos a tener helado en la boda. Todavía no estamos convencidos de que haya piñata. Pero, ¿quién sabe? La sacerdote mujer que nos va a casar ya parece estar convencida de que es necesario que haya piñata en la boda para que la niña sea aún más feliz. Yo espero que ella la traiga en una de sus maletas cuando venga…

Emely tiene dos tíos que la adoran, que la respetan, que le ayudan con sus asignaciones de la escuela y que toman el tiempo para jugar con ella y enseñarle muchas cosas. Eso ella lo sabe. Ya la veo dando vueltas en la iglesia, con su vestido verde menta, comiendo helado/nieve y dispuesta a romper la piñata que marcará el día que sus tíos se juraron amor para siempre.

Leave a comment

Filed under amor, boda, Dios, Español, familia, Gay, iglesia, Latino, LGBTQ, matrimonio, niña, niñez, niño